bailar en la tercera edad,

Bailar también en la tercera edad

febrero 22, 2017|Publicado por: Centros residenciales, Consejos ancianos, Salud, Terapias

Cuando una persona mayor se interesa por realizar alguna actividad que le permita relacionarse, realizar un ejercicio físico con frecuencia o simplemente divertirse, muchas veces apuesta por las clases de baile como una de las opciones más interesantes.

Son también muchas las parejas de la tercera edad que se apuntan a aprender bailes de salón. Y se trata de una alternativa óptima. Los beneficios del baile en las personas mayores son infinitos.

De manera genérica podemos diferenciar 3 grandes tipos o agrupaciones de beneficios que están relacionados con el ejercicio físico, con las relaciones sociales y con una notable mejoría del estado anímico.

El baile no sólo les permite realizar ejercicio con frecuencia, sino que potencia su coordinación, la relación entre las órdenes del cerebro y los movimientos, su relación con los demás y el permite divertirse.

  • Mejora la condición física: no sólo obliga a que la persona mayor se mueva siguiendo ciertos ejercicios sino que también mejora sus articulaciones y ciertos músculos, además de reducir calorías y mantener una forma física.
  • Potencia la memoria: al ser necesario aprender los pasos del baile y memorizar la música.
  • Estimula el cerebro y la coordinación rítmica.
  • Previene de enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson, al tratarse de ejercicios que fomentan el equilibrio y el bloqueo de la marcha.
  • Estimula la circulación sanguínea.
  • Fomenta la creación de nuevas relaciones sociales e interactuar con la gente.
  • Permite mantenerse enérgicos y positivos, lo que les motiva a hacer más cosas.

Existen multitud de tipos de baile y de clases a las que pueden asistir nuestros mayores, siempre en función de la ciudad en la que residan. En las residencias también se realizan este tipo de actividades.

Según la condición física de la persona que vaya a bailar puede acceder a unos tipos de baile u otros. Pero teniendo en cuenta que los movimientos de los mayores son más limitados, es recomendable que se decanten por bailes más sencillos como la salsa, el mambo o el pasodoble. Una vez vaya cogiendo confianza y dominando ciertos ejercicios, es momento para lanzarse a clases de baile más complicadas como el tango o el chachachá.

Lo importante es que la persona mayor se sienta siempre cómoda y motivada con el ejercicio, de forma que pueda ir adquiriendo más capacidades y enfrentándose a pequeños retos cada vez más complicados.

Deja un comentario

*



*


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>