ola de frío en los mayores

Ola de frío: cómo afecta a los mayores

enero 19, 2017|Publicado por: Actualidad, Consejos ancianos, Salud

Esta semana la ola de frío recorre todos los rincones del país, por lo que sufrimos bajas temperaturas y debemos evitar que afecte sobre todo a los mayores, por la alta vulnerabilidad que presentan ante las difíciles condiciones climáticas de estos meses invernales.

Es importante saber qué medidas se deben tomar para prevenir y evitar los efectos adversos que pueden provocar las bajas temperaturas. Por ello, los expertos han puesto al alcance de los mayores una serie de recomendaciones y consejos para paliar los efectos de las bajas temperaturas especialmente para aquellos que sufren enfermedades respiratorias o crónicas preexistentes del corazón, los pulmones o de los huesos.

¿Qué pautas seguir?

  • Cuidado con la calefacción: es importante usar calefactores que estén homologados, mantenerlos al menos a un metro de distancia de artículos inflamables y hacer una revisión antes de su uso. La utilización de métodos poco seguros de calefacción pueden provocar una intoxicación por monóxido de carbono o incluso provocar incendios.
  • Aumentar la ingesta de alimentos proteicos: aumentar la ingesta de carbohidratos y alimentos proteicos ayudará a las personas mayores a mantener el calor corporal. También es recomendable aumentar la ingesta de cítricos que son ricos en vitamina C y que refuerzan las defensas.
  • Salir de casa durante las horas de luz: es recomendable salir de casa durante las horas del día, cuando la visibilidad es alta y la temperatura ambiental más suave, se trata de evitar caídas provocadas por placas de hielo que pueden producir una fractura de huesos o problemas de respiración causados por el aire frío.
  • Lavar las manos a menudo para evitar contagios: es necesario lavarse las manos regularmente con agua y jabón, así como cubrirse la boca y la nariz con un pañuelo de papel al toser o estornudar para evitar contagio de enfermedades respiratorias que aumentan, sobre todo, en personas mayores.
  • Adaptar la indumentaria al invierno: abrigar los pies, la garganta y la cabeza (por esta última se escapa una cuarta parte del calor corporal) y vestir con varias capas de ropa fina ya que, forma cámaras de aire aislante entre ellas.
  • Mantenerse activo: debido a las bajas temperaturas puede costar más salir de casa, lo que existe el peligro de una inmovilidad excesiva. Esto causa que las articulaciones y los músculos que no trabajan se endurezcan y se atrofien, lo que puede conducir a una torpeza progresiva. Es recomendable realizar tareas domésticas, practicas ‘hobbies’ y actividades de ocio como forma de mantener una actitud positiva y activa, además de conservar un buen estado de ánimo.

 

Fuente: Infosalus 

Deja un comentario

*



*


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>